martes, 5 de febrero de 2013

Navarra, un privilegiado observatorio de aves





Su estratégica ubicación junto al paso migratorio de los Pirineos convierten a Navarra en uno de los puntos de mayor riqueza ornitológica de la Península Ibérica. Por eso, cada vez son más numerosos los turistas ornitológicos que eligen la Comunidad Foral para avistar alguna de las más de 240 aves que sobrevuelan el cielo navarro. En 2011 se registraron 1.690 observadores de aves, de los cuales 642 eran turistas ornitológicos. Las Lagunas de Pitillas o de Las Cañas son dos de los espacios más populares entre el público, pero también existen otros enclaves más pequeños como la balsa de Loza, en la que se organizan regularmente avistamientos de aves. El próximo tendrá lugar el 9 de febrero.
La balsa de Loza, un humedal situado a tan solo 8 kilómetros de Pamplona, ofrecerá el sábado 9 de febrero una oportunidad única para descubrir el lugar de descanso de miles de aves que se dirigen al norte, especialmente en los meses de febrero y marzo, cuando las condiciones climatológicas son más adversas. Con motivo del Día Mundial de los Humedales (2 de febrero), el Ayuntamiento de Berrioplano y la Sociedad de Ciencias Naturales Gorosti han organizado una jornada de avistamiento de aves en la balsa de Loza. La salida, guiada por Juan Deán, miembro de Gorosti, tendrá lugar a las 10:00 horas en la iglesia de Loza y los organizadores recomiendan llevar prismáticos.

Las personas interesadas en avistar aves cuentan con un “club de oferta”, Birding Navarra, creado por el Gobierno de Navarra en 2007 para promocionar y desarrollar el turismo ornitológico en la Comunidad Foral. Birding Navarra oferta servicios como el de ofrecer una selección de lugares recomendados para la observación de aves, una Red de Información Ornitológica que consta de seis puntos de información ornitológica repartidos por toda la geografía navarra y una web detallada con información sobre el turismo ornitológico (www.birding.navarra.es).
Entre los lugares recomendados para observar aves, la laguna de Pitillas es el lugar favorito de los aficionados a la ornitología. Le siguen el embalse de Las Cañas y, a continuación, las foces de Lumbier y Arbaiun.
Un turismo en alza
En los últimos años, la observación de aves se ha convertido en una práctica muy popular, no solo a nivel local, sino también a nivel nacional e internacional. De 2007 a 2011 se registraron 5.630 observadores de aves, de los cuales 2.243 eran turistas ornitológicos, es decir, observadores procedentes de fuera de Navarra, tanto nacionales como extranjeros. En cuanto a su procedencia, el 61% de los turistas son de origen nacional y el 39% restante extranjero. Entre los de origen nacional, los más numerosos proceden de Euskadi (31%), Cataluña (25%) y Madrid (24%). Entre los extranjeros, encabeza la lista Francia (35%), seguida de Reino Unido (21%), Holanda (12%), Bélgica (10%) y Alemania (8%).

Uno de los mayores atractivos de Navarra es el conjunto tan variado de aves que alberga. En la lista de las especies más buscadas por los especialistas se encuentran el quebrantahuesos, el avetoro común, el bigotudo, la ganga ibérica y el treparriscos, entre otros, pero en casos excepcionales pueden avistarse ejemplares nada comunes en nuestra tierra como el ampelis europeo y el pardillo sizerín, que el pasado mes de diciembre movilizaron a ornitólogos locales y de otras comunidades. El ampelis europeo, una especie que se reproduce en los bosques de la taiga escandinava y en condiciones normales suelen quedarse allí todo el año, recaló en el Parque Natural del Señorío de Bertiz, mientras que el pardillo sizerín, un ave más acostumbrada a los bosques y zonas montañosas del norte de Europa, Asia y América, se llegó a pasear por la Ciudadela de Pamplona.

Fotografías cedidas por el Archivo de Turismo "Reyno de Navarra" ( www.turismo.navarra.es)

No hay comentarios: